Presentación

— “Kábala-sum-sum-sum” —coreó Antonio Vivaldi, dando al estribillo, por hábito eclesiástico, una inesperada inflexión de latín salmodiado.

“Kábala-sum-sum-sum” — coreó Doménico Scarlatti. “Kábala-sum-sum-sum” —coreó Jorge Federico Haendel.

“Kábala-sumsum-sum” —repetían las setenta voces femeninas del Ospedale, entre risas y palmadas. Y, siguiendo al negro (Filomeno) que ahora golpeaba la bandeja con una mano de mortero, formaron todos una fila, agarrados por la cintura, moviendo las caderas, en la más descoyuntada farándula que pudiera imaginarse —farándula que ahora guiaba Montezuma, haciendo girar un enorme farol en el palo de un escobillón a compás del sonsonete cien veces repetido. “kábalasum-sum-sum”.

… en aquella casa consagrada a la música y artes de tañer, donde, dos días antes, se había dado un gran concierto sacro en honor del Rey de Dinamarca...

“Ca-laba-són-són-són” —cantaba Filomeno, ritmando cada vez más. “Kábalasumsum-

sum” —respondían el veneciano, el sajón y el napolitano. “Kábala-sum-sum-sum”

Diablo de negro! —exclamaba el napolitano—: Cuando quiero llevar un compás, él me impone el suyo. Acabaré tocando música de caníbales.”

Y, dejando de teclear, Doménico se echó una última copa al gaznate, y, agarrando por la cintura a Margherita del Arpa Doble, se perdió con ella en el laberinto de celdas del Ospedale della Pietá...


Alejo Carpentier: Concierto Barroco. Capítulo V

 

Con el tema “De Europa a América entre la tradición y la historia”, se inicia la segunda década del Festival de Música Antigua Iberoamericana “Domingo Marcos Durán” de Cáceres. Este año con un nuevo reconocimiento, la incursión en la Red Europea de Festivales de Música Antigua (REMA), apoyados por unanimidad de todos los países representados.

Somos conscientes de que la música antigua hasta ahora mueve a un grupo reducido de intérpretes y oyentes. Este fenómeno, de músicas de minorías, que consideramos lógicamente catapultadas por las músicas populares urbanas, nos hacen olvidarnos de que cada música tiene su momento y consideramos que, es responsabilidad de los que tenemos consciencia de ello, el privar al público en general de una música que encandila, emociona, une  y divierte cuando se la conoce.

Llevamos mucho tiempo estudiando las causas y momentos del desencuentro entre las músicas culta y popular, y, cada vez más encontramos que en los periodos que se conocen como límites de la música antigua hay un hermanamiento claro entre lo tradicional y lo histórico, entre lo religioso lo profano... El desencuentro entre estos aspectos no es tan acentuado como pensamos, pues muchas veces es la propia tradición la que nos enseña la evolución y transcendencia de la música mal llamada “culta” o música erudita, histórica, o de autor; como la queramos denominar. Otras veces es la historia la que nos ofrece muestras de nuestra tradición. Recordemos solamente un pequeño ejemplo, las Candelas o Purificás trasmitidas por la tradición oral en nuestros pueblos y allende los mares, es un ritual judío-romano-cristiano en el que se nos habla de la Purificación de las mujeres judías después de parir y la presentación de los niños en el templo. Se canta popularmente el ritual sobre la profecía de Simeón y no es ni más ni menos que el Nunc Dimitis, tan significado y reproducido en la música religiosa “culta”. No es éste el lugar en el que nos podamos explayar sobre el tema, aunque nos encantaría, porque como éste hay miles de ejemplos más. Junto con los repertorios que nos lo muestran, son los que nos han hecho elegir los conciertos y actividades de esta XI edición del Festival de Música Antigua Iberoamericana.

Los grupos participantes en este festival están en esta misma línea,  al investigar e ir sacando nuevo repertorio con el que podemos resaltar lo que ha sido el encuentro y el intercambio. Es un error el quitar categoría a la música popular de tradición oral sobre la de autor o escrita con códigos musicales, cuando ambas no son ni más ni menos que la expresión de sentimientos y  emociones a través de la expresión artística, en donde se igualan lo “culto” y lo popular, lo sagrado y lo profano, la tradición y la historia. Villancicos negros, gitanos, romances moriscos, danzas cortesanas presentes en la tradición, danzas populares y canciones de otras culturas y otras religiones, como fuente de inspiración de los autores conocidos y de los que estamos dando a conocer en la actualidad. En los grupos y en los repertorios de esta edición hemos intentado reforzar el hermanamiento entre los distintos países, ingleses interpretando música española, portugueses música española y portuguesa y su herencia en América, colombianos interpretando música americana y española, españoles música americana y portuguesa y todos buscando los inicios y las herencias entre las distintas orillas… y, como objetivo principal, el comprender y hacer comprender la riqueza del encuentro humano.

Aunque no sea el tema de este festival, desde la península ibérica y en su relación con el Atlántico siempre están implícitas las personas del Mediterráneo, las etnias, las culturas, las religiones de los distintos españoles que compartieron este territorio, que lo siguen compartiendo hoy. Por cortesía, desde la Asociación Cultural “Lux Bella” y mediante la colaboración de músicos de los distintos países, que se encuentran durante el festival en la Facultad de Formación del Profesorado, como profesores visitantes del Grupo de Investigación MUSEXI de la Universidad de Extremadura, se representará una “Siesta Musical”, es decir, lo que eran las siesta musicales en el Renacimiento y el Barroco y la implicación de los del lugar y de los visitantes con un gran deseo de disfrutar de la convivencia, de la música. Todo ello basado en documentos de la época que se va a representar, de la iconografía y de su herencia en la tradición. En esta recreación participan los profesores y alumnos de Educación Musical de la Facultad de Formación del Profesorado.

Mientras hemos estado fraguando ideas y organizando espacios para este XI Festival no hemos dejado de asombrarnos en cada paseo, en cada visita a la Ciudad Antigua de Cáceres, cada rincón, cada patio, cada iglesia, cada ermita, nos ofrece detalles que no dejan de sorprendernos a pesar de vivir aquí desde que nacimos. Las piedras nos hablan casi pidiéndonos esa música que en otros momentos hicieron los delirios de estos lugares y de las gentes que los habitaron y los compartieron, viniendo de donde viniera y yendo a donde fueran.

Además de las iglesias, de Santa María, Santiago y San Juan, en esta ocasión incluimos nuevos palacios para los conciertos, por su situación entre las plazas de Santa María y del Conde de Canilleros, patios como los de los palacios Episcopal, Moctezuma, Carvajal, así como el de los sucesores de Frey Nicolás de Ovando, primero mozo de compañía del Infante Don Juan, hijo de los Reyes Católicos y después primer, elegido por Carlos V, primer gobernador de La Española.

Además de los conciertos se ofrece desde la Sala Capitol un Ciclo de películas históricas (Versiones originales subtituladas, comentadas por especialistas sobre la ficción y la realidad en la ambientación y,  concretando en la significación de  la música y la danza.

Con el fin de contextualizar la música dentro de la Cultura y la Historia, y del papel de nuestra tierra en ello, se ofrece un ciclo de conferencias sobre el papel de Extremadura en la Tradición y en la Historia. Aquí daremos un carácter especial a la influencia histórica del propio descubrimiento de América en el ámbito musical y cultural.

Y, siguiendo en la línea que iniciamos en la X edición de captación de oyentes y participantes en la música antigua, presentamos talleres didácticos sobre la construcción e interpretación de música de ministriles. La iniciación musical se produce, no solamente a través de la enseñanza reglada, sino en la interpretación en contextos populares, mediante la intuición, la experimentación y la práctica autodidáctica, con una gran dosis de motivación por parte del que la transmite y del que la aprende. La música antigua no es diferente, por ello en esta edición, para hacer participar a todo el que lo desee, hemos contado con un grupo que responde a este perfil, La danserye. Son hermanos, músicos prácticos y constructores de instrumentos y cómicos dramaturgos que representan la música en la calle, inspirándose en diferentes contextos históricos. En un Taller, denominado ¿Puedo ser ministril?,  en el que pueden participar grandes y pequeños, matriculándose con antelación, se harán partes comunes en las que se explican a todos los participantes las características y construcción de cada instrumento de viento, propio de los ministriles, así como a la interpretación de conjunto, Después se separan los talleres, por instrumentos o por grupos según el número, para volverse a juntar para la interpretación común. Aquí además podremos comprobar la posibilidad de interpretar música antigua con otros instrumentos escolares a los que casi no dejábamos salir de las aulas. Terminaremos con pasacalles por la Ciudad Antigua con el producto de estos talleres y, si nos animamos,  con “Jam sesión”, perdón, ¿con  “Antiqua y traditional session” en los locales de la ciudad antigua?

Para terminar, damos a conocer una novedad que presentamos a partir de esta edición, y que estamos fraguando en la actualidad; es el ampliar el festival a lo largo del año con actividades en los rincones, palacios e iglesias en nuestro casco antiguo. Una forma más de hacer participar a todos de la música antigua en un contexto propio, que no es ni más ni menos que una parte más de la música popular, aunque al pueblo no se le haya hecho partícipe en ella desde la historiografía de la música, pero que, sin embargo, de la que el pueblo ha disfrutado en cada momento histórico y cultural.

PILAR BARRIOS. Directora del Festival


Patrocina:
Banner
Organiza:
Banner
Produce:
Banner
Organización y Asesoramiento:
Banner
Banner
Colabora:
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Medio oficial
Banner
Banner
Festival Miembro de:
Banner